Vanessa Beecroft

¿Cuál es el papel de la mujer en un mundo contemporáneo claramente machista? Esta es una de las preguntas sobre las que reflexiona Vanessa Beecroft (Génova, 1969) en sus ya icónicas performances conceptuales.

VB-@Corriere-Web-Milano-500x374

Vanessa Beecroft. © Corriere Milano

Formada en Arquitectura, Diseño y Bellas Artes, la primera toma de contacto en el mundo artístico de Beecroft fue en el año 1993, invitada junto a sus compañeros de la Academia de Bellas Artes de Brera a exponer en la Galería Inga Pin. Su propuesta fue autobiográfica, basada en su diario en el que Beecroft, que sufría desórdenes alimenticios desde su adolescencia, anotaba todo lo que comía junto a observaciones en las que se autoinsultaba y mostraba su sufrimiento. Además de exhibir el libro y algunas acuarelas, invitó a 30 mujeres para que ‘diesen vida’ a los dibujos que acompañaban el diario. Uniformadas con ropa de la artista y situadas junto el libro, Beecroft descubrió la enorme fuerza visual y potencial que desprendía esta propuesta grupal.

vb40

Vanessa Beecroft. Performance VB40

Las performances de Beecroft son consideradas como Tableaux Vivants, es decir, pinturas o esculturas vivas: “Mi trabajo está tan próximo a la pintura como a la escultura clásica. Mis obras son pinturas que se desarrollan lentamente en el tiempo.” En estos grupos vemos influencia de parte de los arquetipos visuales femeninos representados en la Historia del Arte, como la Magdalena, la Venus de Botticelli, las mujeres fatales de Rosetti o Klimt, etc.

Sus puestas en escena están formadas, mayoritariamente, por grupos de mujeres desnudas, parcial o totalmente, que se sitúan ante el espectador en una posición preestablecida, hieráticas y sin hablar como si fuesen un objeto escultórico. Exponer en un conjunto, estéticamente bello, a mujeres desnudas ha hecho que su obra sea objeto de polémicas y debates sobre la sexualidad y las políticas de representación del cuerpo femenino. «Mis desnudos son lo que el público quiera ver en ellos y lo que no. Son lo que no pueden ignorar y aquello de lo que se sorprenden al descubrirse a ellos mismos ignorando. El desnudo es parte de todos y cada uno de nosotros, sobre todo cuando nos quitamos la ropa, e, incluso, no es la persona en sí misma».

vanesa beecroft vb74

Vanessa Beecroft. Performance VB74

Es cierto que las performances de Beecroft son aparentemente bellas, pero todas conllevan una importante carga critica, incluyendo referencias históricas, políticas y sociales según el lugar en el que se desarrolla la pieza, la propia artista afirma que utiliza la belleza para mostrar mensajes ocultos. Una de sus performances más impactantes visualmente es VB61 realizada para la Bienal de Venecia (2007), la acción refleja su visita a la zona de genocidio de Darfur, en ella vemos a mujeres sudanesas desnudas pintadas de negro, tumbadas sobre un fondo blanco y cubiertas de pintura roja, simulando sangre.

vb61 venecia

Vanessa Beecroft.  Performance VB61

La relación de Beecroft con la comida la vemos en diferentes acciones, por ejemplo en Vb52 donde en una mesa de cristal sentó a 30 mujeres desnudas que siguieron durante 3 días la dieta de la artista, dividida por colores: amarillo, naranja, rojo, morado, marrón, blanco, verde, marrón y multicolor.

vb52

Vanessa Beecroft. Performance VB52

Entre las performances en las que aparecen hombres impacta VB65, una representación de una ‘Ultima cena’ en la que 20 inmigrantes africanos, legales e ilegales, vestidos formalmente comen con las manos.

En VB53 vemos un grupo de mujeres sobre un montículo de tierra. Esta acción puede entenderse como una metáfora de la belleza y perfección exigida por la sociedad a la mujer y de cómo este ideal represor va difuminándose poco a poco y el ser glamuroso se convierte en un ser humano.

Antes hablaba del interés por la belleza y la Historia del Arte de Beecroft, en VB62 juega con la verdad y la ficción, situando un grupo de mujeres pintadas de blanco situadas entre un grupo de esculturas, haciendo un homenaje a la tradición siciliana de la escultura barroca.

Dentro de la trayectoria de Beecroft se encuentra su controvertida relación con el mundo de la publicidad y de la moda, a pesar de criticar en sus performances los cánones de belleza y la exigencia de perfección que se impone a las mujeres, la artista ha realizado numerosas colaboraciones con marcas de ropa como Louis Vuitton, Tod’s, Sisley, Saint Laurent… así como con personalidades como Kanye West o Kim Kardashian, lo que ha hecho que muchos críticos se pregunten si la artista ha caído en la trampa del mundo superficial que criticaba con sus acciones. La artista argumenta que la razón para realizar estas colaboraciones están motivadas únicamente por el fin de que su mensaje llegue a más gente.

Si quieres profundizar sobre su trabajo os invito a visitar su web  y a leer estudios como “Género y placer visual (en torno a Vanessa Beecroft)” de Patricia Mayayo.


Hilo Woman Art House:

– TORRES SIFÓN, Sara (@saratorressif), “Vanessa Beecroft” en Woman Art House,  07 de junio de 2020 (Twitter). [Consulta: 15/06/2020].

Referencias:

– Web Vanessa Beecroft: https://dev.vanessabeecroft.com/

– MAYAYO, Patricia, “Género y placer visual (en torno a Vanessa Beecroft)”, en FERNÁNDEZ POLANCO, Aurora (ed.): Cuerpo y mirada, huellas del siglo XX. Madrid, Ministerio de Cultura/MNCARS, 2007, pp. 107-122.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s