Tina Modotti

Fotógrafa, modelo, actriz, activista y luchadora social. El domingo 20 de diciembre de 2020 hablamos en #womanarthouse de Tina Modotti, pionera del fotoperiodismo social y gran desconocida para el gran público. ¿Quieres saber más sobre ella? Lee este artículo.

Nacida en Udine (Italia) en 1896 bajo el nombre de Assunta Adelaide Luigia Modotti Mondini, creció en un hogar humilde junto con 4 hermanos. 

Su padre, Giuseppe Modotti, era de profesión mecánico y su madre, Assunta Mondini, estaba dedicada a las tareas del hogar. Los esfuerzos de ambos permitieron a Tina estudiar unos años… pero la situación económica no era boyante y tuvo que dejar los libros con tan solo 12 años para trabajar en una fábrica textil. 

A pesar de su contribución, las dificultades económicas siguieron y en la década de 1910 la familia emigró a San Francisco (Estados Unidos). En sus inicios en tierra americana continuó trabajando en la industria textil, primero en una fábrica de seda (de 1913 a 1914) y después como modista (hasta 1917).

A la edad de 21 años se casó con un artista llamado Roubaix de l’Abrie Richey “Robo” y juntos se instalaron en Hollywood, lugar donde trabajaría como modelo y actriz de películas mudas. Ahí empezaría su leyenda.

El contacto con el cine le permitió conocer a los grandes intelectuales estadounidenses de la época. Roubaix organizaba, además, tertulias nocturnas y fue en esos encuentros donde conoció a Edward Weston, excelente fotógrafo norteamericano. Modotti aterrizó en su estudio como modelo, aunque pronto se convirtió en alumna, luego en asistente y, finalmente, en amante. Con él pudo respirar el mundo fotográfico desde dentro y conocer de cerca todo lo que debía saber para enamorarse de la cámara fotográfica. 

1923 es una fecha clave para ella: el destino quiso que México se cruzara en su camino y la italiana cayó profundamente enamorada de este país. Tanto influyó en ella que aquí desarrollo gran parte de su actividad fotográfica y comenzó su activismo social más ferviente, llegando a ingresar en el Partido Comunista Mexicano.

Y es que, a su llegada al país latinoamericano, México estaba en plena transición política y social… y Modotti se sintió libre.  Durante varios años tuvo la oportunidad de fomentar relaciones con intelectuales como Antonieta Rivas Mercado, Frida Kahlo, Diego Rivera o José Clemente Orozco, y conocer de cerca las luchas, los símbolos o las carencias del pueblo mexicano. 

Es cierto que durante sus primeros años en el país latinoamericano Modotti continuó su idilio con Weston y la influencia del maestro en su trabajo era más que evidente. Pero poco a poco la italiana fue encontrando su propio camino y en 1926, tras su ruptura sentimental, floreció a lo grande a nivel artístico. 

El interés de Tina por lo que pasaba a su alrededor se acentuó y comenzó su etapa creativa más destacable, el “periodo revolucionario”. Su preocupación por los más desprotegidos y por los movimientos sociales fue creciendo, y la fotografía le sirvió como herramienta para plasmar aquello que quería y presentar una denuncia social. Durante los siguientes años visitó los barrios más pobres o las zonas más rurales de México, retrató a indígenas y mestizos, documentó las luchas sociales o fotografió a las mujeres trabajadoras. 

Todos sus viajes alrededor de México, sus aventuras en el país y su trabajo permitieron a Tina convertirse en una reconocida activista social. Y hoy en día muchos la consideran una de las primeras mujeres (por no decir la primera) en “dar forma a lo que hoy entendemos como fotoperiodismo crítico” (tal como afirma Oscar Colorado Montes). 

Pero no todo fue aventuras en México, también hubo dolor. En 1929 murió asesinado Julio Antonio Mella, revolucionario cubano y pareja entonces de Tina. Además del dolor que eso supuso, la artista tuvo que sufrir el acoso de la prensa, que la señaló como autora del crimen, y de la policía, que registró su departamento y confiscó cartas y fotografías. 

Aunque salió libre de aquello, un año después sufrió otro acoso igual de triste. El presidente electo Pascual Ortiz Rubio sufrió un atentado y, aunque se identificó al responsable, el gobierno mexicano aprovechó la ocasión para realizar una purga de extranjeros indeseables o “incómodos”. Tina fue una de las víctimas de la cacería de brujas y fue expulsada de México. La italiana comenzó entonces otro periplo nómada, pasando por Berlín, Rusia o incluso España, donde formó parte del Quinto Regimiento y lucho contra el fascismo. 

Las casualidades de la vida hicieron que en 1939, 9 años después de haber sido expulsada de México, Modotti volviera al país que tanto amaba como refugiada. Pero solo vivió 3 años más: con tan solo 46 años, murió. Fue enterrada envuelta en una bandera adornada con la hoz y el martillo y su amigo el grabador Leopoldo Méndez esculpió su perfil en la lápida. Además Pablo Neruda le dedicó un poema que terminó convirtiéndose en un poético epitafio: 

Puro es tu dulce nombre, pura es tu frágil vida:
De abeja, sombra, fuego, nieve, silencio, espuma:
De acero, línea, polen, se construyó tu férrea,
tu delgada estructura.

Debido a su vida y a su poderío, la figura de Modotti se ha presentado a lo largo de los años como un ejemplo de femme fatale o como una trágica víctima del destino. Es casi más conocida por su vida y relaciones que como artista. Pero sus trabajos son dignos de recuperar y destacar. Y es que su obra tiene poderío, pasión y carácter. Tal como afirma Patricia Albers (autora de la biografía de la artista “Shadows, Fire, Snow: The Life of Tina Modotti”), su trabajo es “una mezcla de fuerza, vulnerabilidad, creatividad e inteligencia emocional. Su obra es tan original y relevante hoy en día como lo fue cuando la realizó.”

Su relación con la fotografía fue corta pero de éxito, aunque ella nunca se sintió artista: “trato, no de producir arte, si no fotografías honestas sin distorsión ni manipulaciónt.” Y hoy aquí la rendimos homenaje.

¿Queréis descubrir todo sobre su historia? Te recomiendo “Tina Modotti, fotógrafa y revolucionaria”, una biografía de Margaret Hooks que hace justicia a una vida de leyenda. Y también el estudio “Tina Modotti, leyendo la leyenda” de Óscar Colorado Nantes.

Y aquí lo dejamos por hoy. Como siempre, te invitamos a visitar cada domingo nuestra cuenta de Twitter (@WomanArtHouse) para seguir nuevos hilos sobre mujeres artistas dentro de la iniciativa #womanarthouse. Te esperamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s